• LEER MÁS •

1 may. 2011

Un cuento para empezar Mayo



Moraleja:La consecuencia de tu acto. Saber que eres tu la culpable de haberte buscado este castigo. Saber que has llenado un vaso hasta rebosar.
Esta es la historia de dos, dos que se adoraban. Juntaron sus vidas por casualidad, así como quien no quiere la cosa, sin saber de dónde venían ni hacia dónde iban. Juntaron, sentados en aquel sofá, sus vidas.
Y entonces pasaron un invierno, un invierno lleno de frío , pero un invierno al que supieron sacarle la parte más cálida de DOS que se están conociendo, que se miran y saben indagar, que disfrutan escuchándose. Paso el invierno, y entonces la PRIMAVERA, trajo muchas cosas. Cosas buenas, cosas que empiezan, y realmente lo importante, algo que nunca empezó, la historia sin escribir, la historia de su historia.
Y pasó la primavera, pasó el verano, no sin antes discutir una y mil veces. Ellos, son de los que no llevan bien las distancias, son de los que se dicen no quererse para no quererse, y de los que aun no son capaces de reconocer frente a otros lo que sienten, porque para ellos, tontos ingenuos, se creen más débiles, ¿ Cuándo se darán cuenta de la grandeza que es descubrirse perdido e ilusionado?.
Comenzó otro SEPTIEMBRE, otro octubre, noviembre y diciembre. Y llegó ENERO. No hace falta que os diga que se quisieron, que se quisieron con locura. Y así lo hicieron FEBRERO, MARZO, ABRIL... viviendo noches increíbles en las que se derrochaba alcohol y fiesta, pasión y deseo, confianza, sentimientos, cariño, te quieros.
Pero MAYO trajo consigo las flores. Dicen que para olerlas , para de verdad disfrutar de su color y de su belleza uno ha tenido antes que pincharse con las espinas de la rosa. Mayo ha traído a la vida de ellos dos muchas rosas, muchas rosas , recuerdos en forma de flor, que duelen porque pinchan, porque los RECUERDOS, son malditos, vienen a hacernos polvo cuando la pena nos ahoga y ellos en vez de funcionar como salvavidas van quitándonos la fuerza para tirar hacia MAÑANA.
El mundo no se reduce a UNA PERSONA, pero nuestro mundo son todas esas personas que viven a nuestro alrededor, que sufren nuestros malos días y celebran con vino y rosas los buenos. Y cuando hemos fallado a una de esas personas que componen nuestro mundo entonces dentro de nosotros se siente una CATÁSTROFE, imposible de controlar, como un río que busca el mar, como las lágrimas que salen una tras otra, porque implica despedirse de alguien de quien no te soltarías jamás.
Puedo decir que esta historia pertenece a dos extraños, a dos amigos, a alguien que me la contó para que la publicase... Puedo ,como hacen los protagonistas de este cuento seguir mintiéndome, pero no puedo más.
Te echo mucho de menos.



No hay comentarios

Publicar un comentario

Vuestrascosasbonitas.

Design: WS
Miss cosas bonitas © 2016.