• LEER MÁS •

22 jun. 2011

21 años



Seneca dijo una vez``no es que tengamos poco tiempo, sino que perdemos mucho´´. Oscar Wilde afirmó que `Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo´´. 
Cuando era pequeña pensaba que llegar a los 15 era algo increíble. Imaginaba que a esa edad podría hacer cosas fuera de serie. Por descontado veía los 18 como el inmediato sinónimo de libertad. Después comprobé aquello de que para tus padres nunca dejas de ser su ``niña´´y más en mi caso que para algo soy la única. Y así poco a poco se me fueron cayendo los mitos sobre la cifra que celebramos y sobre lo que, se supone, vivirás.
Y si bien en estos últimos tres años he vivido la vida más intensamente que nunca ( o no, quizá algunas cosas llegan mas puras a los catorce...) tambien se ha colado en mi una sensación extraña , una mezcla entre madurez y una resistencia inequívoca que lucha por no crecer nunca. Supongo que esa es la niñez que llevamos impresa en nosotros, que como todo lo que hemos vivido, no se va a ir nunca.
Séneca y Wilde, sabios ellos, dieron en el clavo. 
Creo que la mayor parte del tiempo existo, así lo hacemos todos , los vulgares , los ordinarios, las personas que somos y seremos. Solamente a veces,  una excepción maravillosa sucede y entonces, vivimos. Vivimos un viaje , vivimos una cena rodeada de amigos, vivimos una boda. Vivimos cuando de un día para otro un familiar al que queremos se va , se va para siempre, y entonces sufrimos, lloramos la pérdida, pero tambien lloramos todos aquellos recuerdos que nos ha dejado . Vivimos un beso, el primero, el último. Vivimos un reencuentro, una despedida. Vivimos para decir cuanto queremos a esa persona , vivimos cuando de pronto uno se encuentra en los ojos de otro y entonces se estremece. Vivimos para escuchar que ya no nos quieren y aun así inútiles peleamos contra muros de viento.
Supongo que tanto Séneca como Wilde querían con sus célebres reflexiones que el mundanal gentío sintiese la fugacidad de la vida.
Nunca está demás hacer terapia y reconocer nuestros errores. Haber corrido demasiado, no reaccionar a tiempo, saltarme los límites.. La paciencia nunca ha sido lo mío, lo se y ahora más que nunca se cuánto puede llegar a perder uno por querer ganar. Porque todos hacemos daño alguna vez , aun siendo buenos, alguna vez, herimos a quien queremos.
Supongo que Séneca y Wilde no tuvieron en cuenta todos esos momentos en los que aun viviendo no sabemos si lo estamos haciendo bien o mal. 
Atrás se quedan los 20. Dejo atrás una cifra pero me llevo para siempre un año especial, como lo han sido todos hasta ahora. Un año de aciertos y errores, un año en el que he aprendido pero también me he dado cuenta de cuanto me queda por aprender, un año para pedir perdón, ser perdonada y volver a fallar. Supongo que nada que no pueda curar algo que como hoy pasa para dar la bienvenida a los 21, el tiempo. 

Uploaded with ImageShack.us




Uploaded with ImageShack.us

2 comentarios :

  1. Feliz cumpleaños! te sigo :)
    un besito

    ResponderEliminar
  2. Feliz cumpleaños!!
    Y que apetecible un trocito de tarta jaja
    un beso!

    lockedonyourpocket.blogspot.com

    ResponderEliminar

Vuestrascosasbonitas.

Design: WS
Miss cosas bonitas © 2016.