• LEER MÁS •

17 feb. 2016

Se dice GORDA,no CURVY.





Tener obesidad es tener una enfermedad. Estar 30 kilos por encima de tu peso es tener 30 papeletas para que , en la ruleta de las enfermedades, te toque el premio.
Cansarte al subir unas escaleras, sentirte decaída todo el día o no llegar a los pies para atarte los cordones es, cuanto menos, preocupante. También es preocupante tener un peso inferior al adecuado( no según la moda, hablo de salud), fumarte una cajetilla al día, tomarte batidos para ponerte rollo matón, sentarse en baños públicos y beber de copas ajenas, pero que quede claro que ante todo, yo creo que hay que respetar de qué preferimos morir. Solo jodería que hubiese que seguir a la OMS cual secta. 


Actualmente se está poniendo de moda una moneda de doble cara. Por un lado nos presentan a mujeres que nunca antes se habían recogido en las revistas, mujeres que pese a su gordura no dejan de ser bellas, mujeres que pese a su obesidad tienen todo el derecho del mundo a vestir como les salga de las narices y mujeres que, por supuesto , son felices pese a sus kilos. Solo faltaba. Las hay. Hay gordas felices, gordas tristes, flacas amargadas, flacas megadivertidas. Tías en su peso estupendas, y tías que aunque pesen lo adecuado tienen una vida de mierda. Porque oye, no se si os han dicho que el peso no lo es todo y quizás con tanta palabrita le estemos dando mucho bombo.
Como digo, esto es una moneda de doble cara pues detrás de todo esto alguien debería advertirnos de que la salud, está por encima de ocupar más o menos páginas del Vogue.



Con 18, 25 o 30 años es probable que pese a tener un sobrepeso de 40 kilos, tus analíticas den uno resultados de libro. Es mucho más que probable que la juventud todavía no te haya regalado ninguna enfermedad ( diabetes, artrosis, hígado graso…) causada por los kilos. Vivir con los ojos cerrados es  una posición cómoda. Cómoda y cobarde. Aceptable y sobre todo, respetable. Del chorizo y las galletas me quito si me da la gana, solo faltaba.

Detrás de lo que hoy se llama revolución ¨curvy¨hay una gran estafa.  Si echamos un ojo a las páginas de las revistas que ahora se abanderan en pro de las mujeres reales, nos muestran a auténticas mujeronas que poco tienen de sobrepeso y mucho menos de obesidad. Tania Llasera, Vicky Martín Berrocal, Candice Huffine… . Mujeres con curvas ( en el pecho, las caderas y el culo), mujeres sanas, pero que no representan a otras mujeres que en realidad, tienen( tenemos) un problema. Por supuesto que todo hijo de vecino, tenga el físico que tenga, tiene derecho a posar en pelotas en las revistas, anunciarse, pregonarse por las ferias y si me apuras, subirse al palco de las fiestas a cantar Paquito el Chocolatero pero advirtamos a las personas que nos leen, que ven nuestras páginas, que no hablamos de salud. Contémosle a la gente que detrás de la obesidad no son todo alegrías, que hay sufrimiento y que como la bulimia y la anorexia, es un trastorno de la alimentación. Y también dejemos un poco en paz a las gordas que lo están porque comen y son felices. Ellas no necesitan que nadie luche por sus curvas. Llevan paseándolas desde hace muchos años.



A mi, personalmente, con mi talla 44 y mis más de 90 kilos, la palabra CURVY no me representa. ESTOY GORDA y ningún favor le hacemos al mundo hablando con eufemismos. Estoy gorda y mi salud ,conforme pase el tiempo , si no le pongo freno, se resentirá, estoy gorda  y se que tengo que darle al pause, eso si, cuando yo lo decida, no cuando una sociedad me lo imponga, vaya esto por delante. Estoy gorda y eso no quiere decir que no sea sexy, guapa y lo que más me importa, una tía con dos dedos de frente y feliz ( y tengo dos abuelas)

Confundir la lucha por el respeto a la mujer ( alta, flaca, gorda, pelirroja o barbuda) con estúpidas apologías es un error que solo puede llevarnos a caer en una gran mentira.

Durante tiempo he vivido haciendo causa , hasta creerme realmente involucrada, pero ¿ sabéis una cosa? La mejor manera de hacer que las cosas se normalicen es normalizándolas. Yo no necesito que nadie venga a venderme una biblia que dice lo genial que es tener 20 kilos de barriga, una 120 de pecho o una 50 de pantalón. No me tienen que enseñar a mi como defenderme ante el insulto, tendremos que escribir sobre como educar a las personas para no atacar por los kilos. Quizás estemos a gusto con ellos, quizás no, pero creo que las que luchan por esa mal llamada ¨revolución curvy¨se están olvidando de los cientos y cientos de personas que no necesitan que nadie pregone a los cuatro vientos cuanto mola estar oronda. Estar gorda no necesita profetas. Mola ser una misma, gorda o no.



Al fin y al cabo, a estas alturas de siglo, cuando todavía se cosifica de tal manera el cuerpo de la mujer, creo que flaco favor le hace a la lucha por la diversidad y el respeto por la diferencia, una moda que haga apología de algo. Me da igual si de mucho o poco. Vive y se feliz que diría mi abuela ( gorda de toda la vida , haciendo ¨lucha¨desde 1929).

2 comentarios :

  1. Me ha encantado! Hace muy poco leí una entrevista a la modelo Marisa Jara. Después de sufrir una bulimia que la dejó tocada ahora ha decidido desfilar par tallas grandes (a partir de una talla 42) Yo creo que lo más importante es aceptarse cada uno con lo suyo. Un saludo guapa!

    ResponderEliminar
  2. Hola
    Me gustaría saber una cosita bastante importante y creo que "bastante" relacionada con el peso y la "gordura o no gordura". Cuando dices que Tú pesas más de 90k y usas una tala44 y te cosideras "gorda", sería un dato a saber TU ALTURA. porque no es lo mismo una chica de 1,55m y 90k de peso (que ni de casualidad usa una 44, (talla totalmente "noraml") que una chica de 1,82 y esos mismos 90k de peso

    ResponderEliminar

Vuestrascosasbonitas.

Design: WS
Miss cosas bonitas © 2016.