• LEER MÁS •

28 feb. 2017

Ya nadie cruza.



¨Antes de la siguiente ola tengo que cruzar¨, pienso mientras veo como desde la acera en la que me encuentro, a 5 metros, un chico saca su teléfono y comienza a fotografiar el temporal marítimo desde el otro lado del paseo. Se protege, no arriesga. Saca el móvil, dispara sin miedo, sin coste, con muchas posibilidades, tantas como memoria le quede a su aparato. Se resguarda, hace caso a esas madres que prefieren evitar que te caigas. No vaya a ser que el niño se rasgue las rodillas, o que se asuste, o que grite, o que viva. No vaya a ser.

Y mientras , me acerco a la barandilla para que el oleaje me impregne de sal la cámara, y pienso que ahora ya nadie cruza. 
Somos los protagonistas de la generación que, de repente, un buen día subió cansada de jugar en la plaza para no volver a mover el culo del sofá. Los que socializamos viendo cientos de capítulos de series que , a veces, y solo a veces, compartimos con amigos. Como si necesitásemos buscar algo común que nos una y que evite esos silencios incómodos , que se producen tan a menudo y que nadie es capaz de asumir como algo normal.
Somos los que ponemos nuestra foto en venta a la espera de un cálido ¨me gusta¨, evitando el rechazo. Porque ya nadie cruza, ya nadie arriesga,  ya no hay valientes y ¨descaradas¨, ahora todo va sobre seguro.

Ahora hemos invertido la historia. Primero lo tienes seguro y después ya dudarás. Mañana. Hoy no.
Y a mí, que queréis que os diga, me parece que cada vez nos estamos volviendo más cobardes, menos libres, más pendientes de lo planeado, perdiéndonos esa incertidumbre y ligereza que da ir sin expectativas.


Pero bueno, que siempre hay un rayo de esperanza, porque en un ataque de rebeldía adolescente, hemos decidido crear una aplicación que permite que compartamos coche con desconocidos e incluso que prestemos nuestra casa cuando nos vamos de viaje.
No nos entendemos ni nosotros.


No hay comentarios

Publicar un comentario

Vuestrascosasbonitas.

Design: WS
Miss cosas bonitas © 2016.