• LEER MÁS •

4 sept. 2017

Déjalo para mañana.




A veces es bueno plantearse si eso que te agobia puede esperar. Si las prisas de hoy no se pueden posponer. En realidad, es probable que si escuchases a tu corazón te diría que dejases para mañana lo que crees imprescindible hacer hoy.

Casi siempre estoy en contra de los refranes, tal vez por mi estúpida costumbre de llevar la contraria a casi todo o porque me gusta casarme pero con condiciones. Compro las frases hechas siempre que se les pueda dar una vuelta, añadirles un ¨...o SI¨ ¨...o NO¨, que, sin duda, llegue a cambiarles el significado.



Segundas partes nunca fueron buenas... o sí. Porque yo creo que a veces uno vuelve con más ganas y con las cosas claras, sabiendo que todos tenemos defectos y amando con locura las virtudes.

Nunca llovió que no escampase...  o sí. Y si no que se lo digan a los que día tras día ven como el trabajo no llega, los sueldos se retrasan y las facturas se acumulan o al mendigo que vive en la plaza despojado de todo tipo de ilusiones.

Dime con quién andas y te diré quién eres... O no. O quizás no tengas ni idea, porque una de las cosas más maravillosas de la vida es rodearte de gente muy diferente, con la que no tengas mucho o nada que ver y aún así, desear juntarte con ellos, sin que eso suponga comulgar con sus ideales.






Cuando el río suena, agua lleva... o no. He visto a personas destruirse solo por rumores que les colgaron una fama nada merecida, a parejas discutir por cosas que parecen y no son, a mi misma dándole vueltas a historias que apuntaban a algo pero resultaron ser lo contrario... .



Y eso, que probablemente lo que crees que hoy es urgente , SÍ puedes dejarlo para mañana. Deja para mañana lo que puedas hacer hoy.
Porque a lo mejor hoy te apetece más quedarte en el sofá tumbada viendo una serie, acompañada de tus miserias, de esas ideas suicidas que te dicen que todo está mal y que el mundo es una mierda. Y efectivamente, a veces puede serlo.
Porque esa llamada puede esperar a que disfrutes un poco más del desayuno con tu chico o a que tardes un buen rato en pintarte la pestaña. 
Que quizás hoy te puedas acostar un poco más tarde de lo habitual simplemente porque te lo estás pasando divinamente con tus amigos y eso, eso es un tesoro que bien merece la cara de cansada de mañana. SÍ, si puedes dejarlo para mañana. Puedes dejar para mañana ese trabajo que hoy te angustia, esa prisa por irte a casa, esa impaciencia por contestar un mensaje o lo de ser dura contigo misma.

Y, a veces, también hay que dejarlo para pasado, y cuando sea para pasado, para el pasado de pasado. Y así hasta que se nos olvide. Porque, quizás, posponiendo tantas veces algo, descubramos que es que en realid-ad NO queremos hacerlo y que, además,  tenemos razones de peso para ello.








No hay comentarios

Publicar un comentario

Vuestrascosasbonitas.

Design: WS
Miss cosas bonitas © 2016.