• LEER MÁS •

15 feb. 2018

Somos retos.



Últimamente me da por buscar en Youtube vídeos sobre retos. No os creáis que me he enganchado a esos canales absurdos en los que la gente hace experimentos raros como bañarse en hielos o jugar con fuego, nada más lejos de la realidad. Cuando digo retos me refiero a propósitos: dejar de fumar,  ser minimalista, consumir menos carne, leer un libro al mes, ahorrar, ser empático… .
Y me he dado cuenta de que en realidad la vida tiene sentido por eso, por buscar retos, por perseguir algo, por dar pasos hacia algo… . Y que cuando carecemos de ellos todo se torna demasiado aburrido.
Cuando nos dejamos llevar sin más por los días, por lo que apetece, por lo cómodo, por el sofá y manta, pasamos a no valorar tanto la posibilidad de pelear por algo.

Y yo creo que lejos de perseguir  por conseguirlo,muchas veces lo hacemos porque el simple hecho de crearnos una rutina de lucha nos hace mejores. Levantarnos pronto para escribir, renunciar a la siesta por ir al gimnasio, privarnos de algún que otro capricho o fastidiarnos simplemente, es una manera de decirle a tu cara B ¨ soy más fuerte que tú¨ ,y  de esa manera, salir reforzado.


Nos ponemos retos porque superar obstáculos va en nuestra naturaleza, porque una vez que ya hemos aprendido a sobrevivir, toca hacer la vida más entretenida. Nos ponemos retos porque de alguna manera nos estamos reconciliando con nuestros defectos, con nuestros malos hábitos… . Nos ponemos retos porque a veces son los empujones para salir de la cama, para salir de casa, de una vida que no quieres… .Nos ponemos retos porque en el fondo todos queremos durar mucho, contar muchas historias, acumular experiencias… . Nos proponemos retos porque, en efecto, vivimos con la constante sensación de que podemos ser mejores y eso, a mi me parece que se resume en dos palabras: estar vivo.

Así que puede que no consigas aquello por lo que peleas, en efecto, y además es muy bueno aprender a resignarse y no vivir pensando que todo lo que deseamos se cumple, pero es cierto eso de que cuando caminas en una dirección el paseo se hace más ligero, sabiendo hacia dónde vas y pensando que cada paso es un peldaño que dejas atrás.




A veces solo es cuestión de plantearte qué reto eres tú. El reto de ser más ordenado, el de que alimentarte mejor, el de ser más cariñoso o por el contrario el de elegir bien con quién y cómo. Da igual, sea cual sea el reto , lo importante es que lo disfrutes, que sepamos saborear el triunfo aunque no llegue en forma de recompensa, que nos sintamos orgullosos de nosotros aunque nadie venga a decirnos lo bien que lo hacemos. Y ya luego, si eso, nos preocuparemos por buscar otros retos. Porque estamos vivos.






No hay comentarios

Publicar un comentario

Vuestrascosasbonitas.

Design: WS
Miss cosas bonitas © 2016.