• LEER MÁS •

2 jul. 2018

Carta a junio.



Querido Junio:

Me gustaría empezar esta carta diciéndote lo bien que te has portado conmigo pero, la verdad, es que no contaría nada nuevo. Cada año te superas. He estado dándole vueltas al asunto y, sin lugar a dudas, eres mi mes favorito, aunque a cada uno de los once restantes les encuentro su encanto.


Ni me he dado cuenta de lo que rápido que has pasado. Bueno o malo, has sido fugaz. 

Contigo he estado en otra ciudad que no era la mía, me he empapado de sol hasta quemarme y sufrirlo por la noche, has llovido como si fuese enero y has traído la luz más bonita de todo el calendario. Fuimos testigos de un sí quiero, celebrando que el amor es lo que nos salva a todos. Me he divertido y reído tanto que hasta me dolía todo el cuerpo, cuánto hacía de eso, aunque no voy a olvidarme de que también has sido agobio y nervios, propios de una recta final que no daba terminado.









Y junio, como siempre, me has regalado nostalgia y melancolía. Porque hace ya una década de aquel junio en el que tocaba quemar libros y libretas, dejar atrás lo conocido por una nueva etapa que llamaba a mi puerta. Junio fue el mes de decidir , de encontrar casa en mi nueva ciudad, cuánto miedo, junio. Porque cada vez que llegas lo haces recordándome quién era el junio pasado y no puedo evitar sentirme en deuda con todas mis promesas y un poco orgullosa de todo lo recorrido... .


Por eso, querido junio, tengo que decirte que aunque a veces me hayas dolido más de lo esperado, eres como ese amigo al que puedes odiar y querer en un mismo día, como el carácter de una madre, tan difícil de entender como necesario a diario.





Querido junio, has sido generoso y bueno, me has puesto al lado las manos de quienes merecen la pena, he visto la sonrisa de mi padre y mi madre cuando he soplado mis 28 velas y les he mirado intentando agradecer todo cuánto hacen por mi cada día,  he escuchado el te quiero que necesito cada día, pudiendo saborearlo, pegado a mi, llenándome la vida de alegría. He abrazado mucho, aunque a decir verdad, también extrañé algunos abrazos y , para qué mentirte, se me sigue dando muy mal echar de menos.








Junio, querido junio,  te espero, con las manos abiertas y el corazón contento.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Vuestrascosasbonitas.

Design: WS
Miss cosas bonitas © 2016.