• LEER MÁS •

7 ago. 2018

Las verdades sobrevaloradas.




Esa  batalla que está en tu cabeza no es más que un combate entre lo que dirías y lo que sabes que no puedes decir. Qué agotador es a veces... . 
Todos nos sentimos perdidos alguna vez.
Todos tenemos miedo a probar por si sale mal, a arriesgar en vano, a soltar y quedarnos solos.
Valoramos la verdad en los otros porque nos hace libres, porque saber que los que tenemos delante son transparentes nos despoja de preocupaciones, nos lleva felices por el viaje de la confianza.
Valoramos la verdad porque nos han contado que es condición sine qua non para que  las relaciones perduren en el tiempo,  no se rompan , como si fuese un requisito indispensable para la salud del amor, sea del tipo que sea. La verdad como un pegamento de los buenos, juntando lo que ya está roto.
Pero hay verdades que duelen, verdades que todo lo destrozan.
Verdades tímidas , que nunca saldrán a la luz por falta de empuje.
Verdades que no se atreven porque saben ya cuál es la respuesta.
Verdades necesarias, tan necesarias... . 
Verdades a medias, a medio camino de ser mentira.
Verdades confusas, que buscan saber si realmente son ciertas y que puede que no lo averigüen nunca.
Y hay verdades sobrevaloradas, hijas de quienes hubiesen agradecido no haberlas conocido. Verdades que solo aparecieron para herir, para dañar sin razón. 



Decíamos que la verdad nos hace libres,  pero no todas. Las verdades sobrevaloradas no hacen libre a nadie, ni si quiera al que se despoja de la mentira.
La verdad es una puerta que conduce hacia otra puerta y así hasta infinito, convendría saber si estamos dispuestos a descubrir qué hay detrás de cada puerta , o si por lo contrario, a veces es mejor vivir sin saciar nuestra curiosidad. Si es mejor aceptar que siempre habrá algo que no sabremos, un poco de misterio.


Yo creo que las verdades sobrevaloradas son aquellas que , si no las cuentas, te hacen ,de verdad,mucho más libre. Son como una especie de capítulo del libro de tu vida  que solo conoces tú, que nadie más entendería, que siempre guardas.Un remanso de paz  solo para dos, tú y la verdad sobrevalorada, a solas. 
Las verdades sobrevaloradas son aquellas que hacen menos daño dormidas, aquellas que no necesitan ser sabidas, ni contadas, porque no fallan a ningún pacto, porque no hieren ni traicionan, pero si son escuchadas podrían doler demasiado. 





2 comentarios :

  1. ¡Qué gran verdad todo lo que dices!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Teresa!!! siempre me encanta que leas lo que escribo.

      Eliminar

Vuestrascosasbonitas.

Design: WS
Miss cosas bonitas © 2016.