• LEER MÁS •

27 ago. 2018

Por último, la vida.



Todos nos aferramos a la vida. Es una verdad de la que casi ninguno escapa y si lo hace es por una razón de peso, supongo.

La vida es como un amigo al que no llamas a menudo, aunque deberías, pero que sabes que cuando te decidas a telefonearle, siempre estará al otro lado. La vida es ese amigo que, de repente,  un día , no contesta. Puede que no lo haga hasta pasadas unas horas, un pequeño susto para darte un escarmiento, por dejado. Puede que tarde meses, incluso años, y que vuelva a contestar porque ha decidido darte una nueva oportunidad. O puede que no vuelva a contestar nunca. En todas esas ocasiones es cuando le echamos de menos. Porque somos así, seres humanos. Nos preocupamos por la vida cuando creemos que la perdemos. 



Cuando estamos pasando por un mal momento nos hacemos preguntas, todo el rato. Porqué a mi, qué podía haber hecho, qué debería haber dejado de hacer.. . Nos preguntamos porqué nuestra amiga, la vida, nos falla. Somos injustos , porque cuando vivimos cosas maravillosas, nunca le damos las gracias, nunca nos acordamos de ella, de cuánto nos da, de todo lo que regala, cuántos nos deja hacer, de las posibilidades que nos brinda... . 



Hoy he pensado mucho en esto. En lo ridículos que somos, en que necesitamos el peligro para valorar la calma, la duda para la certeza o el miedo para saber cómo de feliz se vive en paz. Necesitamos sentirnos solos para ansiar la compañía. Necesitamos sentir que perdemos a alguien o algo para valorar cuánto lo queremos.



Siempre, desde muy pequeñita, me ha molestado que las personas excusen sus defectos en el que ¨Es que yo soy así ¨. Nunca me ha servido como justificación. A lo mejor no estaría mal empezar por reconocer que cometo el error de no disfrutar suficiente de la vida, siempre pensando en todo lo que me falta para ser mejor, para crecer, para cambiar,  para, para, para, para, ¿ para qué ? Si al final solo la necesitamos a ella, para todo. Y empezar a aprovecharla, a cogerla de la mano ahora que está aquí y no me falta. Empezar a llamar a quién quieres llamar, a decir te quiero a quién quieres, a apartar a quién no aporta o a hacer todo lo que piensas y nunca haces.







No hay comentarios

Publicar un comentario

Vuestrascosasbonitas.

Design: WS
Miss cosas bonitas © 2016.