• LEER MÁS •

24 oct. 2018

Démonos un tiempo... .



Estos días de mucho trabajo, temas por estudiar acumulados y pocas horas de sueño pienso en eso que muchas veces decimos de que los días deberían tener 8 horas más. Todos coincidimos en que queremos más tiempo , tiempo, ¿ para qué? ¿ por qué?. Tiempo que se nos escurre, que fluye, que a veces se atraganta. Pero otras, otras el tiempo es el bien mejor invertido... . 

Tiempo, para mirarte, para estar, para recordar todo lo que me enamoró de ti aquel incierto abril.
Tiempo, para decirte cuánto te quiero, que en tu pecho huele a casa, y que tú has hecho que casa sea mucho más. Tiempo para estar juntos, para que el reloj haga pasar las horas rápido, como cuándo viajamos y creemos que algún día podremos vivir lo suficientemente bien como para hacerlo muy a menudo.

Tiempo para agradecerte que arregles un mal día con uno de tus detalles, de esos que hace la gente de corazón. Tiempo para decirte que ni los regalos ni las cenas caras pueden compararse con tus manos tendidas y tu boca susurrándome ¨ mi vida, tú puedes.  


Tiempo para seguir siendo adicta a tus dedos entrelazándose a los míos por la calle. Yo , que siempre he sido más de caminar sola, en todos los sentidos. 
Tiempo, para ver como envejecemos, como nos hacemos grandes, cómo nos arrugamos y todo se cae en nosotros, menos la sonrisa al volver a vernos. Y qué mas da, qué mas da cómo se transformen nuestros cuerpos si yo te elegiría entre un millón.



Tiempo, para ver el uno como el otro cumple metas, para apoyarle en los fracasos y aprender de los errores. 
Tiempo, sin ataduras, sin ideas románticas de celos y suicidios, sin posesiones ni planes a largo plazo. Tiempo, presente, porque no se me ocurre mejor plan que seguir poniéndome nerviosa cada vez que quedamos, o reconocer tus pasos cuando subes las escaleras de mi casa. Que no encuentro una idea más romántica que saberse los ruidos por costumbre de alguien.

Tiempo para que nos tiemblen las piernas cuando cogemos un avión tras planear una y mil veces un viaje, tiempo para saltar a los cambios que llegan solos y a los buscados.  Tiempo para ponernos afónicos cantando en conciertos, para no cansarnos nunca de decirnos te quiero unas diez veces al día, por lo menos.



No hay comentarios

Publicar un comentario

Vuestrascosasbonitas.

Design: WS
Miss cosas bonitas © 2016.